Aprende cómo mejorar la conducción cuando hay mal clima

La seguridad depende de diversos factores, algunos impredecibles y otros que con prevención contribuyen a la disminución de siniestros. El clima es uno de los elementos prevenibles, por esta razón Preventive Transportation busca mejorar la seguridad de los conductores de transportes de carga terrestre.

Alejandro Quintos, especialista en seguridad vial de Preventive Transportation, comparte los siguientes consejos para un manejo más seguro en carreteras y autopistas de México:

Conducción en lluvia

El mayor peligro se encuentra durante los primeros minutos de lluvia, ya que los aceites de los vehículos que pueden estar sobre la carretera tienen densidades diferentes al agua y esto ocasiona que la carpeta asfáltica se haga más resbalosa.

También existe el “acuaplaneo”, que le ocurre a los vehículos cuando la carretera está cubierta por la lluvia, llevando a las unidades a perder la tracción y el control de las unidades. Entre las sugerencias para ejecutar el manejo durante la lluvia están:

  • Disminuir la velocidad
  • Aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos
  • Evitar maniobras bruscas
  • Respetar los señalamientos
  • Frenar progresivamente
  • Prender la ventilación

  • Conducción en calor extremo

    Los asfaltos y pavimentos guardan energía en forma de calor, lo cual puede ser potencialmente peligroso para los vehículos. Por ejemplo, si la temperatura ambiente se encuentra a más de 30ºC, el camino puede alcanzar una temperatura de 40ºC. Esto ocasionará que la banda de rodamiento se caliente excesivamente si no fue calibrada la presión adecuada de cada una de las llantas. De igual forma la constante exposición a la luz en este clima, eleva el riesgo de deslumbramiento y ceguera temporal en los conductores.

    Ante esta situación, se recomienda a los conductores lo siguiente:

  • Verificar la presión correcta de los neumáticos
  • Vigilar la temperatura el motor
  • Reducir la velocidad
  • Aclimatar la cabina entre 15ºC y 24ºC o bajar las ventanillas
  • Hidratarse constantemente con agua
  • Utilizar lentes de sol con protección UV

  • Conducción nocturna

    En la percepción humana, el 90% de la información sobre el entorno del conductor es a través de la vista y durante la noche ésta disminuye hasta 20%, lo que ocasiona que el cerebro tarde más en tomar decisiones, identificar e interpretar las señalizaciones. Esto causa un mayor tiempo de reacción, al interpretar esta información. El conductor puede sufrir de encandilamiento, que es el deslumbrarse y perder visibilidad del camino. Además, en la oscuridad es más difícil para el cerebro interpretar velocidad y movimiento.

    Para aminorar el riesgo de la conducción nocturna, se debe:

  • Disminuir la velocidad
  • Aumentar la distancia de seguridad mínima
  • Reducir la inestabilidad de la luz del cuadro de instrumentos
  • En caso de encandilamiento dirigir la mirada hacia la derecha sobre la línea de acotamiento

  • Estos son sólo algunos efectivos consejos que los conductores pueden realizar ágilmente ante las condiciones adversas del clima. Si quieres conocer más sobre las capacitaciones, consultorías y servicios que Preventive Transportation, visita www.prevtrans.com y únete a las charlas breves gratuitas que se dan cada miércoles a las 13:00 horas por Zoom.